El Observatorio del Dolor publica nuevos datos sobre la mortalidad relacionada con opiáceos en España

En los últimos años, la prescripción y consumo de opiáceos ha aumentado en muchos países, convirtiéndose en un problema de salud en algunos casos. Las Naciones Unidas declararon una crisis por sobreuso de opiáceos en Estados Unidos en 2017, y en otros países como España se debate si la tendencia podría ser similar. Por esta razón, el Observatorio del Dolor ha llevado a cabo un estudio sobre la mortalidad relacionada con opiáceos en España y su comparación con Estados Unidos, que será publicado en la revista Current Medical Research and Opinion.

El objetivo principal de dicho trabajo fue conocer la evolución de la mortalidad relacionada con opiáceos y años potenciales de vida perdidos entre 2008 y 2017, así como las diferencias con Estados Unidos. Para ello, el Observatorio del Dolor extrajo datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) y del Centro de Control de Enfermedades estadounidense (CDC, por sus siglas en inglés) sobre las muertes registradas asociadas a opiáceos, estratificadas por sexo y edad.

Los resultados obtenidos muestran una ligera tendencia al alza en la tasa de mortalidad relacionada con opiáceos, situándose en 3.8 muertes por millón de habitantes en 2017. No obstante, la situación no es igual entre hombres y mujeres, ni a distintas edades, siendo los grupos mas afectados los hombres de mediana edad y las mujeres mayores de 65 años. El envenenamiento accidental se destaca como la causa más común de estas muertes. Debido a esta mortalidad prematura, se estima que en España se pierden unos 30000 años potenciales de vida cada año. 

En su comparación con Estados Unidos, tras la correspondiente estandarización de tasas, el Observatorio ha mostrado que las tasas estadounidenses son superiores a las españolas (entre 8 y 12 veces superiores, dependiendo del año), y esta diferencia se ha acentuado en los últimos años. Por tanto, en este momento la situación en España no es igual que la de Estados Unidos, aunque requiere vigilancia, sobre todo en los grupos más vulnerables, para evitar situaciones de consumo irresponsable, sin perjuicio de su prescripción y consumo razonable cuando sí esté justificada. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s